Analizando a las “Big Four”

Desde que entré a la universidad ha sido habitual el recibir la pregunta “¿cuándo (y dónde) piensas empezar a trabajar?” por parte de los maestros, sin embargo, fue en el último semestre cuando aumentó esta insistencia; por lo general es una pregunta retórica dirigida a todo el grupo, pero la última vez que la escuché fue en una conversación que tuvo uno de mis maestros conmigo, era obligatorio contestar: “En cualquiera de las Big Four, igual que todos”.

Como su nombre lo ilustra, son los cuatro despachos contables más grandes del mundo, los cuales tienen presencia en México y si bien no son exclusivos para licenciados en contaduría, sí es el sueño de todo estudiante de negocios trabajar ahí… o al menos así es para los futuros contadores de mi grupo.

Según las recomendaciones que nos han dado a lo largo de la licenciatura, trabajar en una firma/despacho tiene la ventaja (por encima de una empresa o institución financiera) de darte más variedad de conocimientos y la capacidad de crecer profesionalmente; mientras que, en cualquier otro lugar, tienes que esperar a que tu superior inmediato renuncie, deje de ser útil, o fallezca para que puedas subir de puesto, y por lo general, te encasillan en una sola área.

Así que a continuación enlisto algunas características de las Big Four, para facilitar su comparación.

PwC

Fundada en 1998 por la fusión entre Coopers & Lybrand (1854) y Price Waterhouse (1849), tiene orígenes británico, canadiense y estadounidense, su propósito es “construir confianza en la sociedad y resolver problemas importantes”.

Pricewaterhouse Coopers ofrece a sus empleados la posibilidad de formar una carrera profesional dentro de su firma, coaching, capacitación mediante clases de inglés y educación continua; busca apoyar al medio ambiente y la comunidad, colocar a sus empleados en alguna de las sucursales que tiene alrededor del mundo, ya sea temporal o permanentemente.

Esta firma hace énfasis en fomentar la transparencia y los valores, además de que busca ser el líder global en los servicios que presta.

Cuenta con las siguientes áreas…

Auditoría: ~ de estados financieros, ~ para efectos fiscales, ~ de sistemas, opiniones sobre control interno, conversión a prácticas contables diversas, y revisión de la valuación de instrumentos financieros.

Impuestos y servicios legales: administración y contabilidad fiscal, asesoría fiscal corporativa, fusiones y adquisiciones, impuestos estatales y municipales, impuestos indirectos y comercio exterior, impuestos internacionales, legal: fiscal y corporativo, precios de transferencia, Recursos Humanos: Asesoría a asignados internacionales y contribuciones de seguridad social, solución de controversias, y sustentabilidad.

Consultoría: transformación de negocios; transacciones, fusiones y adquisiciones; tecnologías de la información; servicios de asesoría financiera; servicios a empresas nacionales; recursos Humanos; mejora del desempeño; y gobierno corporativo, riesgo y cumplimiento.

Operaciones: administración, área jurídica, auditoría interna, capital humano, educación continua, finanzas, mercadotecnia y comunicación, tecnologías de la información.

A su vez, los servicios que ofrece como tal son assurance, auditoría, impuestos, consultoría, legales, y deals.

Dentro de la República Mexicana, Pricewaterhouse Coopers cuenta con complejos de oficinas en las ciudades de Chihuahua, Ciudad Juárez, Guadalajara, Hermosillo, León, Ciudad de México (con 3 sucursales diferentes), Monterrey, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Satélite (Estado de México), Tijuana, Torreón, y Veracruz.

A nivel global está presente en 157 países, me gustaría enlistarlos todos para que te sorprendieras al ver los lugares más recónditos del planeta a los cuales llega PwC, pero son demasiados, así que sólo mencionaré a los países de América Latina y el Caribe:

Argentina, Barbados, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Uruguay, Venezuela, entre otros.

Links utilizados
http://www.pwc.co.uk/who-we-are/corporate-sustainability/our-purpose.html
http://www.pwc.com/mx/es/carreras/porque-pwc.html
http://www.pwc.com/mx/es/carreras/area-interes.html
http://www.pwc.com/mx/es/servicios.html
http://www.pwc.com/gx/en/about/office-locations.html

EY

Ernst & Young s el resultado de fusiones entre firmas contables británicas y estadounidenses, entre ellas Ernst & Ernst (Cleveland, 1903), fusionada en 1924 con Whinney Smith & Whinney (1894, que a su vez es la fusión entre dos firmas inglesas fundadas en 1849 y 1859); y Arthur Young & Co. (Chicago, 1906) fusionada, también en 1924, con Broads Paterson & Co. Aclaro que éstas firmas no son las únicas que conforman EY.

Su propósito es “construir un mundo que trabaje mejor”, valoran a las personas íntegras que sepan trabajar en equipo y a cada una de las decisiones que toman para mejorar la experiencia que los clientes tienen con la firma.

Cuenta con las áreas de auditoría, aseguramiento, legales, impuestos, transacciones, y asesoría; que trabajan para las industrias automotriz, de transporte, bienes raíces, construcciones, petróleo y gas, capital privado, salud, tecnología, comunicaciones, consumo, ciencias de la vida, minería, y servicios financieros.

EY ofrece a sus empleados, tanto estudiantes como profesionales egresados, la oportunidad de desarrollarse en una amplia gama de conocimientos, trabajando en equipos interdisciplinarios para clientes multinacionales; el éxito individual es el éxito de la firma.

Está presente en prácticamente todos los países del mundo, siendo Cuba, Haití, y Surinam las únicas excepciones dentro del continente americano. Respecto a México, EY se encuentra en las ciudades de Aguascalientes, Cancún, Chihuahua, Ciudad de México, Ciudad Juárez, Guadalajara, Hermosillo, León, Mexicali, Mérida, Puebla, Querétaro, Reynosa, San Luis Potosí, Tijuana y Torreón.

Links
http://www.ey.com/uk/en/about-us/our-values/2020-vision_our-values
http://www.ey.com/mx/es/services
http://www.ey.com/mx/es/industries
http://www.ey.com/mx/es/careers/experienced
http://www.ey.com/uk/en/home/ourlocations

Deloitte

Se funda en Londres, 1845, pero 35 años más tarde consigue instalar una sucursal en Nueva York; en las décadas siguientes se fusionó con las diversas firmas crecientes en las ciudades mencionadas, incluyendo algunas de Canadá, e incluso una en Japón. Este gigante corporativo se infló cada vez más, tanto en el continente europeo, como el americano; hasta que, en 1989, una de las ramas británicas rechazó fusionarse con otra firma estadounidense más, y se separó de Deloitte para unirse a PwC, lo cual es bastante irónico ya que ambos despachos son anglo-americanos desde sus raíces.

Similar a EY, (tanto así, que sospecho que ambas páginas web fueron diseñadas por la misma persona) Deloitte trabaja en las industrias de: consumo y productos Industriales; energía y recursos; servicios financieros; Ciencias de la Vida y Cuidado de la Salud; manufactura; sector público; y bienes raíces. Ofreciendo sus servicios desde las áreas de:

Auditoría: IFRS en México

Legal

Consultoría: capital humano, estrategia y operaciones, tecnología.

Riesgo: cyber security, ~ de gobernabilidad, ~ regulatorio, transformación y aseguramiento de controles.

Asesoría Financiera: investigación forense, fusiones, reestructura financiera.

Impuestos: ~ globales, flashes fiscales, tax technology.

A Deloitte lo conforman empleados talentosos y comprometidos, que resuelven problemas de forma práctica; su cultura empresarial la sustentan los valores de integridad, diversidad cultural, compromiso mutuo, y valor agregado. Tiene además una lista de principios éticos, pero ya me estoy cansando de agregar tantas y tantas listas de términos.

Ésta firma también está presente en la mayor parte del mundo, siendo sus sucursales mexicanas las de Ciudad de México, Puebla, Cancún, Mérida, Chihuahua, Ciudad Juárez, Monclova, Monterrey, Reynosa, Torreón, Tijuana, Hermosillo, Mexicali, Aguascalientes, Guadalajara, León, Querétaro, San Luis Potosí, Mazatlán, y Culiacán.

Links consultados
https://www2.deloitte.com/mx/es.html
https://www2.deloitte.com/mx/es/pages/careers/articles/cultura-deloittemx.html
https://www2.deloitte.com/mx/es/footerlinks/global-office-directory.html?icid=bottom_global-office-directory
https://www2.deloitte.com/mx/es/footerlinks/office-locator.html?icid=bottom_office-locator.html

KPMG

Inicia como William Barclay Peat & Co en Londres, en 1891, y como las tres anteriores, es el resultado de múltiples fusiones, entre ellas 2 firmas neoyorquinas, una escocesa, una de Amsterdam y otra americana en Pittsburg. Todas fundadas y fusionadas entre el cambio de siglo XIX y XX.

Sus siglas provienen de la unión entre Klynveld Main Goerdeler (o KMG, otro resultado de fusiones anglo-americanas, con firmas de Países Bajos y Alemania) y Peat Marwick (la evolución de la primer firma mencionada). En 1997 se anunció su futura unión con EY, pero tras la última fusión de PwC, el proyecto quedó abandonado.

A través de los servicios de auditoría, impuestos y asesoría, busca ayudar a los clientes a mitigar los riesgos a los que se enfrentan, su principal objetivo es “sustentar y aumentar la calidad de la fuerza de trabajo profesional”. Haciendo énfasis en su ética laboral, los principales valores de KPMG son la diversidad de culturas, integridad, y la comunicación honesta, atributos que ayudan a los incdividuos a desarrollarse profesional y personalmente.

Las industrias en las que sed desarrolla esta firma son la automovilística, química, energía, consumo, alimentos y bebidas, cuidado de la salud, servicios financieros, mercado de capitales, sector bancario, sector público, manufactura industrial, infraestructura, seguros, manejo de inversiones, medios de comunicación, minería, capital privado, retail, depotiva, tecnología, transporte y logística, entre otras.

Está presente en 152 países, siendo Belice, Cuba, Haití, Panamá, Guyana, y Paraguay las excepciones del continente americano. En la República Mexicana, podremos encontrar oficinas de KPMG en las ciudades de Aguascalientes, Culiacán, Cancún, Chihuahua, Ciudad Juárez, Guadalajara, Hermosillo, León, Mérida, Mexicali, Ciudad de México, Monterrey, Puebla, Reynosa, San Luis Potosí, Querétaro y Tijuana.

https://home.kpmg.com/xx/en/home/about/overview.html
https://home.kpmg.com/xx/en/home/about/governance/values-culture.html
https://home.kpmg.com/xx/en/home/industries.html
https://home.kpmg.com/xx/en/home/services.html

Advertisements

¿Por qué estudio Contaduría?

A pesar de que elegí qué carrera estudiar días antes de graduarme de la preparatoria, siempre supe que sería contador público; mis padres lo son, mis tíos también, incluso mi abuelo. Desde pequeña los escuchaba hablar sobre impuestos, producto interno bruto, utilidad, intereses, y demás términos como si fueran cosa de todos los días, y de hecho lo son, sólo que la mayoría de las personas prefiere evitarlos, o realmente no los conoce bien.

Quise ser policía, arqueóloga, cirujano plástico, violinista, y quizás muchas otras opciones que ya ni siquiera recuerdo; si de algo estaba segura al terminar la secundaria era que quería ser alguien importante y que no le caía bien a la mayoría de mis compañeros. ¿Quieres saber qué otra persona importante no les caía bien a mis compañeros? Carlos Slim.

Diario había un motivo para hablar mal de él, ¿por qué? ¿quién es Carlos Slim? El hombre más adinerado de México. Bueno, sí, pero ¿a qué se dedica? Pues… es empresario.  Ese fue mi diálogo interno en muchas ocasiones.

Un par de años antes de dicha etapa, hubo dos momentos que, si bien no cambiaron mi vida, sí la marcaron, uno fue ver “En busca de la felisidad” (sí, con falta ortográfica) en el cine; es una película sobre un vendedor de equipo médico en situación de calle, que termina siendo corredor de bolsa. No sólo causa terror la posibilidad de quedarse sin hogar debido a la falta de dinero, además la incertidumbre que causa el desempleo es una situación que he visto de cerca, pero gracias a Dios nunca he vivido; el papá de una amiga, con la que he convivido desde kindergarten, es arquitecto y en los últimos años lo he visto luchar por conseguir un buen empleo, o al menos uno bien remunerado, sacrificando la mayoría de las veces su salud mental y la convivencia con sus hijos, porque, para colmo de males, es padre soltero; así que, si la forma más rápida de salir de la pobreza es siendo corredor de bolsa como el protagonista de aquella película, entonces eso quiero hacer, desde antes de que ocurra algún evento caótico similar al ejemplo que expuse.

El otro fue ver cómo una de mis tiendas favoritas cayó en el desencanto de los analistas financieros de periódicos como Excélsior, justo en la crisis del 2008 las Tiendas Comercial Mexicana se resistieron a declarar se en bancarrota, lograron mantenerse a flote vendiendo las acciones de Costco Wholesale que tenían sus socios, pero perdieron el registro en la Bolsa Mexicana de Valores como Sociedad Anónima Bursátil. Pero ¿qué tiene que ver un supermercado con una crisis financiera del sector hipotecario? Resulta que la Controladora Comercial Mexicana S.A.B., empresa tenedora (Holding) de las Tiendas, tenía inversiones en el mercado de derivados, las cuales manejó por mera especulación; en pocas palabras, la receta perfecta para el desastre.

Este tipo de eventos me hicieron tener siempre el miedo de que instituciones financieras como los bancos, casas de cambio, u operadoras de fondos, quisieran “verme la cara” cuando sea mayor y me utilicen como un instrumento de negocios más, en su propio beneficio, por no conocer sus actividades y el uso adecuado de sus servicios.

Me uní a la comunidad lasallista en el 2011, al iniciar mis estudios de preparatoria, lo cual fue un cambio total para mí porque el ideario de la Universidad La Salle es casi opuesto a la formación que tuve antes de ese cambio; si bien tenía siempre en mente esos miedos y afinidad al mundo de los negocios, el mayor logro que tuve durante mis años de preparatoria fue crecer como persona, empecé a llevarme bien con las personas a mi alrededor e hice muchos amigos que a la fecha sigo frecuentando, o al menos no pasa un día sin que recuerde a la gran mayoría de ellos, aprendí a tomar en cuenta las opiniones de los demás y no cerrarme a nuevas ideas, o al menos a tomar lo mejor de ellas para corregir mi criterio y reafirmar mis propios ideales. El plan original era entrar al ITAM y estudiar Dirección en Finanzas (sin embargo, no estaba descartada la idea de estudiar Contaduría ahí mismo), pero fue ese amor a La Salle lo que me hizo quedarme.

Aún sigo aprendiendo, y me queda mucho camino por recorrer, pero sin duda estoy enormemente agradecida de estar en el lugar que ocupo en este momento, no lo cambiaría por nada.